• Imagen 1 Titulo 1
    Si necesitas oración, llámanos:2 771 51 43 o 8 526 73 01

Casa de Oración De Daniel Flores Perez Zeledon Costa Rica

El poder del ayuno

EL PODER DEL AYUNO
En mi vida personal he probado el poder del ayuno ante circunstancias de la vida que requieren más poder espiritual. Y es que detrás del ayuno se esconde un gran poder espiritual disponible para todos los creyentes en Cristo Jesús, veamos:
"pero este género (de demonios) no sale sino con oración y ayuno" (Mateo 17,21).
El texto anterior se refiere a la imposibilidad de los apóstoles por echar un demonio y Jesús les dice que esa clase de demonios sale solo con oración y ayuno. No basta solo la oración, es menester también el ayuno. Eso me enseña que cierta clase de peticiones solo es contestada con ayuno.
Jesús ayunó 40 días antes de iniciar el Ministerio Público (Mt 4,1-2). Jesús da por hecho que todos debemos ayunar (Mt 6,16 y 9,15).
Ayuno traduce la expresión griega nesteuo, formada a su vez por dos términos griegos ne que significa no, y esthio que significa comer. Por ende ayuno significa no comer. Veamos los tres tipos de ayuno que vienen en la Biblia:
AYUNO NATURAL
Es el ayuno que hizo nuestro Señor en Mateo 4,1-2 y Lucas 4,1-2. Note que dice "no comió nada", pero no dice que no bebiera nada. De hecho nadie aguanta un ayuno total de 40 días.
AYUNO TOTAL
Es el ayuno que realizó Pablo en Hechos 9,9 en donde "estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió nada".
AYUNO PARCIAL
Es el ayuno de Daniel: "No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino" (Dn 10,3). Es el ayuno dietético, especial para los que padecen alguna enfermedad, como gastritis, y no es recomendable que hagan los otros dos ayunos. Se puede comer solo frutas, o jugos y abstenerse de alguna comida deliciosa como carne u otra.
¿CUÁNTO AYUNAR?
La Biblia no lo define. Puede ser medio día, un día, dos días o más (Consulte a su médico).
Los Fariseos tenían la costumbre de ayunar dos veces por semana (Lucas 18,11-12), y parece que esta misma práctica continuó en los siglos II y III d.C. en la Iglesia Primitiva: los miércoles y viernes eran reconocidos como días de ayuno.
Al romper el ayuno hágalo con poca comida suave. No coma carnes después de un ayuno. (Consulte a su médico).
Todos los derechos reservados Casa de Oración de Daniel Flores | Creado por Casa de Oración DF
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=