• Imagen 1 Titulo 1
    Si necesitas oración, llámanos:2 771 51 43 o 8 526 73 01

Casa de Oración De Daniel Flores Perez Zeledon Costa Rica

La ofrenda y el Diezmo

LA OFRENDA Y EL DIEZMO

Si bien es cierto que la Iglesia Cristiana (y muchas otras) han caído en el jueguito del materialismo, y también del hedonismo, que han iniciado los Medios de Comunicación Social y se ha vuelto el evangelio más un negocio lucrativo que un deber de llevar la Palabra de Dios, a sabiendas que Dios proveerá, no podemos omitir, que sin caer en esa trampa diabólica del materialismo, donde el tener vale más que el ser, que la Palabra de Dios contiene toda una normativa importante sobre el manejo de los dineros, que incluye bendiciones, veamos.

Hoy hay toda una propaganda satánica de desprestigio al uso de los recursos económicos en la Iglesia. Satanás sabe muy bien que los diezmos y las ofrendas son fundamentales para la predicación del evangelio y por ello ha decidido anularla con el mal testimonio de líderes eclesiales, que han sucumbido ante la tentación de utilizar mal los dineros del Señor. Aparte de esto, Satanás sabe muy bien que las personas que diezman y ofrendan de corazón son bendecidos económicamente por Dios, y por ello se ha empeñado en que el pueblo de Dios no reciba esas bendiciones que promete la Palabra de Dios.

Analice bien esta promesa bíblica de prosperidad:

"Porque yo, Jehová, no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Desde los días de vuestros padres os apartáis de mis leyes y no las guardáis. ¡Volveos a mí y yo me volveré a vosotros!, ha dicho Jehová de los ejércitos. Pero vosotros decís: ¿En qué hemos de volvernos?. ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y aún preguntáis: ¿En qué te hemos robado?. En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi Casa: Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Todas las naciones os dirán bienaventurados, porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos" (Malaquías 3,6-12).

Si usted es creyente entonces debe saber que el 10% de sus entradas le pertenecen a Dios, y que si no lo da, le está robando a Dios.

Si bien en el Nuevo Testamento no se habla mucho de diezmar, es porque ellos daban más del diezmo: lo daban todo: "vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno" (Hechos 2,45).

Nuestro Señor Jesucristo decía: "...Mayor felicidad hay en dar que en recibir" (Hechos 20,35). También nuestro Señor nos enseñó que hay que dar de lo que nos falta no de lo que nos sobra (Lucas 21,1-4).

Pablo nos recuerda que el que da debe hacerlo de corazón y no de mala gana ni forzado, pues Dios bendice al que da con alegría (II Corintios 9,7). Pablo agrega que el siembra con mezquindad, cosechará también con mezquindad; el que siembra en abundancia, cosechará también en abundancia (II Corintios 9,6).  En este mismo contexto el Señor ha ordenado que los que predican el Evangelio vivan del Evangelio (I Corintios 9,13-14).

Todos los derechos reservados Casa de Oración de Daniel Flores | Creado por Casa de Oración DF
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=