• Imagen 1 Titulo 1
    Si necesitas oración, llámanos:2 771 51 43 o 8 526 73 01

Casa de Oración De Daniel Flores Perez Zeledon Costa Rica

Los Curanderos y la Biblia

La visita a curanderos

Se le llama curandero en este tratado al personaje que utiliza la magia para curar enfermos, echar maleficios, decir la buena suerte a las personas, darle el color de la suerte a las personas, vende, regala o promueve  amuletos para la buena suerte, lee el futuro de las personas o adivina el mal que les está aconteciendo. En muchos lugares se les conoce como "El Brujo" o "El Hechicero" del pueblo y en ocasiones se le representa con una bola de cristal.

Visitar Curanderos acarrea maldiciones a las personas que los visitan porque sus prácticas son abominaciones para el Señor Dios, veamos.

"No sea hallado en tí... quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominable para Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová, tu Dios, expulsa a estas naciones de tu presencia... Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y adivinos oyen, pero a tí no te ha permitido esto Jehová, tu Dios" (Deuteronomio 18,10-14).

Visitar a un Curandero, brujo o hechicero acarrea graves problemas espirituales: nuestra relación con Dios se ve interrumpida, porque estamos violando sus mandamientos.

La Palabra de Dios dice que al final de los tiempos se incrementará la magia, la brujería, el ocultismo (Mateo 24,24; II Tesalonicenses 2,9; Apocalipsis 9,21 y 13,13-15).

En la Palabra de Dios se relata la expulsión de un espíritu de adivinación de una muchacha (Hechos 16,16-18). Una muchacha que tiene el don de adivinar, que no decía nada malo, que se ganaba la vida adivinando, pero que lo hacía con el poder del Diablo, y por eso Pablo expulsa el espíritu. Hoy muchos curanderos tienen el don de adivinar, pero ¿de dónde viene ese poder?

Hermano, no consulte a los demonios, venga a Jesús. No arriesgue su vida eterna.

La Palabra de Dios nos cuenta la conversión de un curandero (Hechos 8,9-13).  En Hechos 19,19 se nos ilustra como los que creían  en Jesús quemaban todas las cosas mágicas y libros de Hechicería.

Apocalipsis 21,8 y 22,15 dice que a todos los que practiquen artes mágicas les tocará ir al Lago de Fuego y Azufre.

Todos los derechos reservados Casa de Oración de Daniel Flores | Creado por Casa de Oración DF
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=