• Imagen 1 Titulo 1
    Si necesitas oración, llámanos:2 771 51 43 o 8 526 73 01

Casa de Oración De Daniel Flores Perez Zeledon Costa Rica

El poder de congregarse

EL PODER DE CONGREGARSE

"No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más cuando veis que aquel día se acerca" (Hebreos 10,25).

Aunque el congregarse no es determinante para ser salvo, sí es un elemento importante para perseverar en la fe, para resistir en la tentación, para obtener mayor poder espiritual, para crecer espiritualmente, etc.

"Otra vez os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos, porque donde están dos o tres congregados en mi Nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mateo 18,19-20).

Es evidente que Nuestro Señor Jesucristo le daba un gran valor al hecho de congregarse para orar. En el texto anterior el Maestro pone de manifiesto que hay más poder espiritual en dos o tres que en uno. De aquí deducimos una enseñanza: mientras más hermanos estén orando hay más poder espiritual, más bendición de Dios, más respuesta divina, más presencia de nuestro Señor.

Curiosamente el poder del Espíritu Santo vino a la Iglesia cuando estaba congregada (Hechos 1,14 y 2,1-4). No dudamos que el Espíritu Santo nos llene de poder en un ambiente personal (no colectivo) como fue el caso de Finney; lo que afirmamos es que hay mayor manifestación del Espíritu cuando hay un grupo congregado, pues se aplica el mismo texto de Mateo 18,19-20.

Los primeros cristianos no concibieron un cristianismo sin congregarse, al menos así lo percibimos de la Palabra de Dios. Vemos que los cristianos formaban iglesias (Romanos 16,1.5.16.23). Esto no contradice el hecho de que Jesús no vino a formar una nueva religión sino una nueva forma de vida.

"Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene Salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación" (I Corintios 14,26).

Es obvio que cuando nos congregamos crecemos espiritualmente, nos edificamos en la fe. De hecho la fe viene por la predicación de la Palabra (Rm 10,17).

Un fruto muy importante del Espíritu es el amor (Gálatas 5,22), manifestado en la comunidad cristiana (Hechos 2,43-47) que es una forma de la congregación. ¡Que el Señor te bendiga!

Todos los derechos reservados Casa de Oración de Daniel Flores | Creado por Casa de Oración DF
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=