• Imagen 1 Titulo 1
    Si necesitas oración, llámanos:2 771 51 43 o 8 526 73 01

Casa de Oración De Daniel Flores Perez Zeledon Costa Rica

Las Supersticiones y la Biblia

Las supersticiones

El diccionario Larousse define así la superstición: "Desviación del sentimiento religioso que nos hace creer en cosas falsas, temer a cosas que nos pueden dañar. Ideas afines: fetichismo, amuleto, talismán".

El término "Fetiche" viene del latín "factituis" que significa "hechizo". Por ende un fetiche es un hechizo. Un fetiche es un objeto mágico, portador de virtudes que beneficia a quien lo lleva encima o lo posee.

El término "Amuleto" viene del verbo latino "amuletum" y significa alejar o separar como un medio de defensa. Consiste en imágenes o figuras de diferentes elementos naturales que pueden servir para curar, proteger de los encantos (maleficios) o atraer riquezas, honor, amor o fama.

El término "Talismán" viene del árabe "Talismun" que significa "consagración" y consiste en una figura impresa, grabada o cincelada sobre una piedra o metal, a fin de atraer influencias positivas al que la usa.

Entre las supersticiones más comunes tenemos las siguientes: estatuas de Buda, la cabeza de un faraón de Egipto, o esculturas africanas que, por lo general, son dioses demoníacos, huacas sacadas en cementerios de indios, patas de conejo, herraduras, números o color de la suerte; espejos quebrados, gatos negros, pasar debajo de una escalara, escapularios y todo objeto de la buena suerte. Revistas, libros, láminas, cuadros de control mental, proyección astral, yoga, OVNIS, ocultismo, brujería, volantes que reparten los caciques o curanderos, etc.

Pero ¿qué piensa Dios de estas supersticiones? ¿Qué dice la Palabra de Dios? Veamos:

"Quemarás las esculturas de sus dioses en el fuego; no codiciarás la plata ni el oro que las recubren, ni los tomarás para tí, no sea que tropieces por ello, pues es una abominación para el Señor tu Dios. NO LLEVARÁS NINGUNA COSA ABOMINABLE A TU CASA para que no seas anatema (maldito). Del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema" (Deuteronomio 7,25-26).

Por eso, llevar un objeto de superstición a tu casa es llevar maldición a tu casa. ¿Qué hacer?

En los tiempos bíblicos los que habían practicado magia se arrepentían y quemaban sus libros de magia, veamos: "Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos" (Hechos 19,19).

Todos los derechos reservados Casa de Oración de Daniel Flores | Creado por Casa de Oración DF
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=